lunes, 23 de febrero de 2009

Fast and mas

"...como fantasmas por doquier, gastando las cuentas saldadas con el ayer, a duras penas enfrentadas en un cara a cara que nada tiene que ver con orgullo o presunción..."

Las razones desafían la lógica el 101 por ciento de las veces. El resto ni siquiera es humos y espejos. Como sombras que danzan por la ciudad siguiendo tus destartalados pasos, observado inquisitivamente cada uno de tus actos. No!, eso NO!. Si. Por que lo digo yo. Por que quiero y por que me sale de los gUevos. Perdón, quería decir de dentro. Pero es que estos rápidos fast and mas me rompen por entero y hacen que arda mi alma en llama de rencor e impotencia al ver sus sucios hocicos metidos en mis asuntos. Que te alejes. Que te vayas ya. Que no quiero ni veros rondando a mi vera. Mi futuro (si lo hay) es cosa mía y del jefazo. Si me equivoco, es cosa mía. Si te influye mi camino, en tu día a día, tía, cambia de vida. Las cosas no son así. Si me aprietas me aparto. Si lo intentas, te parto. Que soy libre como intento y nadie me impide jugar a mi juego. Con mis reglas, con mis normas, que se ajustan cada hora, a las inclemencias del tiempo (pasado, presente y futuro).

Por que cada uno es libre de vivir su vida como quiera, y ser juzgado y condenado por quien ni siquiera te interesa, te hace pensar, "que triste es su vida, si tan pendiente está de mis penas".

2 comentarios:

Helena dijo...

habías oído eso de que la vida no se cuenta en minutos, sino en momentos y que precisamente la felicidad está hecha de esos fantásticos momentos?

(leer algo bonito nos hace felices, pero nadie dijo que las cosas bonitas fueran alegres)

y sabes lo que te digo porque has visto esa escena de la peli de amelie, donde ella mete los dedos dentro de un saco de lentejas y qué feliz es así joder! porque cada uno es libre de vivir su vida como quiera y tu qué haces pensando en tu juzgador si dices que no te interesa?

q te vaya bien anda!

Helena dijo...

resignarme como nos resignamos todos cuando llega el final. Mi abuela, se muere en el hospital. A eso era a lo que me refería con resignarme cuando llega el final.