jueves, 14 de agosto de 2008

IvAmoS, pErO...

Ivamos a lograrlo
Ivamos a
marcha forzada
bosque sin trabas
pero yo sólo quería
encontrar (la)
el camino
a
mi
casa
Pero nada y todo lo demás sigues buscando y sigues sin más, sin menos, sin peros, con estruendo cae un libro al final del pasillo los finales más tristes que aún no han sido escritos es como meter mano a los cuentos Carver y desnaturalizarlo como a un pobre yogurt desnaturalizado como un lobo destetado en la estepa de ahí al lado por que si por que todos tenemos una estepa fria como su aliento en mi nuca a las 7 de la mañana del 24 de enero más frio que pueda inventar, e invento un giro de los acontecimientos, a la izquierda, por supuesto, que lo quiero más que de lo que quiero reirme de nuevo en tus narices, tan perfectas que no sueño
con
ninguna
otra

cosa

3 comentarios:

al fondo a la derecha según entras dijo...

(Y ahora yo Des-ahogo)

Estaba ahí estudiando y de repente me he acordado de tu cara de poker y también de la mía y que siento decirte que no soy la preciosa morena que pasaba por la calle, más bien soy la chica normal que un día cualquiera aceptó tocar en un grupo cualquiera con gente equis. Y un día antes de tener ensayo me entero de que el famoso chico de los calcetines a rayas estaba allí. "Madre mía qué vergüenza". Y tu ajeno a todo... Y yo con la cara de una, dos y tres...
- ¿Perdona qué decías?
- Eh... eh... (mierda, ya no hay vuelta a atrás dile lo que sea)
Y tu ahí de pie, a mi lado, esperando a ver que te decía y voy yo y te suelto...
- Pues... Eh... No, nada, que... (arranca yaa) que yo tenía una chapita igual de pesadilla antes de navidad... y... bueno... pues... no sé por dónde andará...
- Ah... je je... pues... uy... lo mismo te la han robado...

(muy bien, primera conversación de besugos, muy ocurrente por tu parte muchacha)
Entonces volví a mi sitio y me quedé mirando la tele super mega chachi guay del pintón y pensé... "Venga hombre, no seas tan pava, deja estos años atrás, folios, postit, zapatillas, bolis, autobuses etc... y di algo un poco más normal---> dícese de aquello que se encuentra en su estado natural (si, como la vida misma)"

Me giré de nuevo y te solté así de sopetón un...

- Eh... ¿y tu por un casual no conocerás a uno que se llama...? Porque... Creo que vamos... (ejem) que voy a tocar con-tigo... con él...(joderrr) con vosotros...
- Ahhhh... si claro si... eres tu... je je... si si... que guay tía... Por cierto, me llamo Miguel, ¿Tú cómo te llamas?
- Julia
- Ah, vale. Ya no se me olvida. Je je.

(ah, claro, los dos besos de rigor, esos que a mi siempre se me olvidan dar... puff, qué desastre... muak al lado derecho, muak al lado izquierdo)

Y ahí llegué yo, al piso al día siguiente con los nervios a flor de piel y pensando "¿Dónde me he metido?¿Dónde me he metido?" "¿Y qué digo? ¿Y qué hago?" "¿Y qué toco?"
El tiempo fue avanzando y se me fue olvidando ese desconocido tan peculiar que se fue convirtiendo en el guitarrista del grupo con voz rasgada.
Pero yo soy yo y mis circustancias y sí, jugaba con ventaja (lo siento) y tu dijiste de la manera más tonta "hasta a mi me han publicado cosas en el Tribuna" y pensé "lo que le hacía falta a mi personaje, ¡escribir!. ¿Y qué escribirá?"
Y un bonito día de aburrimiento, como hoy, me dio por buscar tu querida frase en el google, y si, ahi estaba "¡no me lo puedo creer!, ¿qué es esto? ¿Jim Chinaski?" Y si, era tu foto, tu foto de msn bastante recortada, pero daba igual, yo sabía que era tu foto y que Jim Chinaski era el chico de los calcetines a rayas. "¿Y por dónde empiezo ahora? ¿Por el principio?"

Y sí, por ahí empecé, por tu publicación en el Tribuna. Lo había leído en el periódico y me acordaba porque me recordó a Trainspotting. Y leerte era tan gratificante como desolador. Y me tiré dos días enteros leyendo hasta que acabé. Y pensé "aquí estoy yo, leyendo las entrañas del chico de los calcetines a rayas sin que él lo sepa y sin su permiso", no me sentía muy bien. Y no pude evitarlo, tenía que regalarte ocho años porque leerte era tan agradable como devastador. Imagínate mi cara, escribiendote y a los pocos minutos tu mismo abriéndome la puerta del piso y yo corriendo por el pasillo casi sin saludarte pensando "lo sabe, lo sabe, sabe que soy yo" Y tu, llevando el ritmo con tus zapatillas y tus calcetines a rayas, y yo, mirandote los calcetines y sonriendo y pensando "fijo que lo sabe, me va a pillar".
Pero no, por lo visto no me pillaste y tu seguías con tu cara de póker. Y al final he preferido girarme y decirte soy yo, no soy la preciosa morena, lo siento.

al fondo a la derecha según entras dijo...

Oye... que como que no he entendido al final eso de que "tiraste los calcetines a rayas hace dos años" y lo de "siempre hay letra pequeña con lo que debemos tragar".

Porque yo escribía sobre un desconocido, pero conocerlo ha sido mucho mejor, porque me mola como eres tu (me refiero tu forma de ser) y el mote que te ponga da igual. Siempre quise pensar que eras mejor en la realidad y así es, no ha habido ninguna decepción, sino todo lo contrario.

al fondo a la derecha según entras dijo...

Y ya lo ultimo, te lo prometo. Que estate tranquilo ¿vale?

Nadie va a encontrar mi blog (principalmente porque nadie sabe la dirección, sólo tu), además no aparecen nombres de nadie porque eso queda editado (ahora que ya lo has leído).
Pero de todas formas, Jim Chinaski, me resulta extraña esta contradicción de no quiero que me lean y pongo en letras mayúsculas la dirección en el msn. Cualquiera que ponga eso en el google lo encuentra, es el primer link por si no lo sabes.

A fin de cuentas, te encontré escondido como siempre, pero no soy quien para decir al mundo !lo he encontrado¡, ni tampoco para sacarte. Seguiré por aquí con tu permiso porque me gustan estos lares y espero que el que te siga leyendo no te incomode.